Cirugía de la hernias y eventraciones

hernia

¿Deben operarse las hernias y eventraciones?

Al tratarse de enfermedades ocasionadas por un defecto muscular, la solución pasa por la cirugía.
Su objetivo es la corrección definitiva evitando la reaparición de la misma y procurando la máxima satisfacción del paciente.

La experiencia demuestra que el mejor tratamiento es la hernioplastia sin tensión, es decir, corregir la hernia con prótesis para reforzar de forma segura el defecto en la pared abdominal.

Las técnicas hoy en día utilizadas son mínimamente invasivas, con un postoperatorio confortable y rápida reiniciación de la actividad habitual. En cambio, si la intervención es postergada durante años, la hernia es de mayor tamaño y exige un tratamiento más agresivo.

¿En qué consiste la intervención?

La intervención quirúrgica puede practicarse bajo cualquier  tipo de anestesia y ésta dependerá de las otras enfermedades que presenta el paciente.

La filosofía de la cirugía de la hernia y de la eventración se basa en conseguir la curación definitiva (nuestra tasa de reaparición de la hernia es menor al 1%). Pero ello debe conjugarse con unos buenos resultados estéticos, mediante la realización de heridas quirúrgicas de pequeña longitud, y suturas cutáneas características de la cirugía estética. Todo esto posibilita un postoperatorio confortable, con un ingreso de unas pocas horas, y una reincorporación mucho más rápida a la actividad cotidiana y laboral.

¿Se puede realizar por laparoscopia?

Sí. Nuestro equipo cuenta con la formación y los medios necesarios para realizar la intervención quirúrgica mediante laparoscopia, tanto de la hernia inguinal como de la eventración.

Una valoración cuidadosa de cada paciente servirá para indicar la técnica más apropiada a su caso. En principio, son candidatos a la cirugía laparoscópica los pacientes con una hernia inguinal recidivada o aquellos con hernia bilateral. En cuanto a la eventración, si es de mediano o pequeño tamaño el tratamiento con esta técnica consigue excelentes resultados.

Se procede igualmente a la colocación de mallas pero con la única realización de 3 incisiones de aproximadamente 1 cm.

¿Qué puedo hacer para prevenir este tipo de enfermedades?

Independientemente de la predisposición genética y del deterioro de la pared abdominal con la edad, hay algunos hábitos poco saludables que pueden ser la causa de la aparición de estas enfermedades. Así, realizar determinado tipo de esfuerzos físicos, levantar pesos de una forma brusca e incontrolada, la obesidad, la tos crónica de los fumadores, el estreñimiento, etc., son algunas de las causas que pueden favorecer la aparición de hernias. Por tanto el llevar una vida saludable con un ejercicio adecuado nos ayudará a evitar esta patología.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica