Hernia de hiato y reflujo gastroesofágico

hernia

La Hernia de Hiato

La hernia de hiato es el deslizamiento anormal de la porción superior del estómago hacia el tórax a través de un orificio diafragmático anormalmente ensanchado.

En muchas ocasiones, la hernia de hiato produce reflujo gastroesofágico. También puede existir reflujo gastroesofágico sin hernia de hiato.

Si la hernia de hiato es muy grande puede ocupar parte del tórax comprometiendo la función respiratoria además de afectar de forma importante la ingesta de alimentos.

Reflujo gastroesofágico

La enfermedad por reflujo gastroesofágico se produce por el contacto más o menos continuado del ácido gástrico en la mucosa del esófago.

Los síntomas son:

  • Pirosis o sensación de ardor o acidez retroesternal
  • Regurgitación o paso del contenido del estómago al esógafo
  • Disfagia o dificultad para tragar
  • Manifestaciones extradigestivas como tos, sensación de ahogo, dolor torácico, dolor de garganta.

¿Por qué se producen los síntomas?

Reflujo gastroesofagico

Entre el esófago y el estómago existe un mecanismo valvular (esfínter esofágico inferior) que se relaja para que el alimento ingerido pase al estómago. Si el esfínter no dispone de una presión de cierre adecuada permanece semi-abierto, permitiendo que los alimentos ingeridos y el ácido del estómago refluyan al esófago ocasionando los síntomas mencionados. Con el tiempo, la capa interna del esófago, al no estar preparada para soportar el ácido, se inflama apareciendo esofagitis, ulceraciones, estrecheces y, en ocasiones, cambios en su estructura celular que pueden degenerar.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica