Técnicas quirúrgicas de la cirugía de la obesidad

fat

A medida que aumenta la complejidad de las técnicas se incrementa la efectividad de las mismas, así como sus complicaciones potenciales.

Se considera “ideal” la técnica que beneficia a más del 75% de los pacientes a largo plazo, con una morbilidad mayor inferior a l10% y morbilidad menor al 1%, así como un número de revisiones, o reintervenciones por debajo del 2% anual. Así mismo, la técnica ideal debe ser reproducible, proporcionar una buena calidad de vida y conllevar pocos efectos secundarios.

La cirugía en el paciente obeso es una cirugía técnicamente compleja y no exenta de reisgos. La integración del estudio y tratamiento del paciente obeso en equipos multidisciplinares reduce estos riesgos al realizar una correcta indicación terapéutica, estudio, preparzción preoperatoria y seguimiento del paciente obeso. El empleo de la cirugía laparoscópica permite la realización de cualquiera de las técnicas que hoy en día se emplean siendo nuestra forma de proceser de forma habitual dada nuestra experiencia en cirugía bariátrica por laparoscopia y en otros procedimicneots de cirugía laparoscópica avanzada. De igual modo la laparoscopia nos permite simplificar el curso postoperatorio, mejorando el confort y reduciendo el tiempo de hospitalización sin comprometer los resultados esperados tras la cirugía.

Existen tres tipos de técnicas:

besidadimg

1. Técnicas restricitivas, cuyo objetivo consiste en reducir la capaciadad del estómago para obtener una sensación de saciedad precoz. Entre estas hay que destacar:

    • La Gastroplastia con banda ajusable. Consiste en poner una anilla o banda hinchable de silicona en la parte superior del estómago para evitar la ingesta masiva de alimentos. Este pequeño estómago se comunica con la parte inferior a través de un pequeño orificio de 1 cm. de diámetro.

    • Otra opción técnica es la “gastrectomía tubular” o “gastrectomía en manga” (reducción del tamaño del estómago dejando únicamente un tubo gástrico estrecho que posibilita una saciedad precoz).



2. Técnicas mixtas:
bypass gástrico, donde además de reducir el tamaño del estómago, se consigue una menor absorción de los alimentos ingeridos reduciendo el intestino delgado funcionante. Su eficacia es mayor que la de las técnicas restricitivas y posibilita una buena calidad de vida.



3. Técnicas malabsortivas:
cruce duodenal: La pérdida de peso se consigue al inutilizar gran parte del intestino delgado. Es este modo se produce una importante reducción de la absorción de las calorías ingeridas con los alimentos. Se alcanza una radical pérdida de peso sin efectuar cambios importantes en el estilo de vida, sin embargo será necesario tomar suplementos de proteínas, calcio, hierro y complejos polivitamínicos.


El bypass gástrico en Y de Roux y la derivación biliopancreática (incluyendo la clásica de Scopinaro y el cruce duodenal) se acercan globalmente a los criterios del acirugía “ideal”. Por su parte, las técnicas restrictivas deben reservarse para pacientes no golosos con IMCs menores de 45 kg/m2 bien informados, conscientes de las limitaciones de la técnica y las posibilidades de conversión a otra técnica por pérdida de peso insuficiente, complicaciones y/o calidad de vida inadecuada.

La elección de uno u otro tipo de cirugía depende de las características clínicas del paciente, posibles complicaciones aue presente así como de su comportamiento alimentario y perfil psicológico.

Objetivos del tratamiento quirúrgico

La cirugía bariátrica tiene como objetivo prevenir la morbimortalidad ligada a la obesidad, reducir la comorbilidad asociada y mejorar la calidad de vida, a través de una pérdida de peso suficiente y mantenida en el tiempo y con un mínimo de complicaciones. No es necesario que el paciente alcance su peso ideal para cumplir estos objetivos.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica