Josefina Sagunt, paciente de incontinencia: “El tratamiento me ha cambiado mi vida”

Me llamo Josefina Sagunt, tengo 84 años, era auxiliar de inferemería y ahora estoy jubilada.

  • ¿Cúando te das cuenta de que sufres de incontinencia, Josefina?

En 2017, hace justo 4 años.

  • ¿Qué supuso para ti sufrir incontinencia? ¿Cómo te limitó la vida?

Principalmente me limitó mi día a día. A mí me gusta mucho salir, hacer cosas… y esto me frena mucho porque tengo miedo. Siempre pienso: ¿Y si necesito ir al baño cuando esté por la calle o se me escapa haciendo alguna actividad exterior?

  • ¿En qué momento pides ayuda, a dónde te diriges? 

Pedí ayuda cuando vi que algo me estaba sucediendo y me di cuenta de que no era normal. Primero fui a un doctor que me dio algunas pautas, pero no me funcionó ni encontré ninguna solución. Luego me visité con la Dra. Laura Lázaro y es quien me planteó un tratamiento y me encontró la solución. Lo que me hacen ahora me ha cambiado la vida.

  • En tu caso, ¿cuáles son las causas de la patología?

No conozco las causas. Me vino de golpe. Tuve un episodio de diarrea y vómitos, pero pensé que era un malestar general y ya está. Al cabo de un tiempo vi que la cosa iba a más y que no era normal.

  • ¿Qué solución te dan? ¿Cómo vives esos momentos?

Me han propuesto un tratamiento basado en la estimulación del nervio tibial. No tenía fe en este tratamiento, pero después de 12 sesiones veo que me está yendo muy bien. Parece que ahora puedo volver a la normalidad, aunque sigo haciendo régimen y cuidándome. Ahora mismo estoy más animada, estoy contenta y esto me permite volver a la “normalidad”.

  • ¿Qué le dirías a una persona que está viviendo una incontinencia, pero se siente perdido y sólo?

Yo le diría que tuviera fe en los nuevos tratamientos, que probase cosas nuevas y sobre todo que no se desanimara si un tratamiento no funciona. Al final, no sabes cómo, pero alguno de ellos acaba encajando y funcionando.

  • ¿Qué es lo que más valoraste de tu médico que te ayudó con el problema?

Lo que más he valorado es el apoyo que me ha brindado en todo momento. Siempre me he sentido acompañada, y ahora que veo que el tratamiento funciona, aún estoy más agradecida.

  • ¿Crees que sigue siendo un tema tabú en la sociedad, la incontinencia?

Sí, cuesta hablar de la incontinencia, pero a mí no me cuesta. Mi familia lo sabe y mis amigos también. Se tiene que explicar para mirar de encontrar la solución. Al fin y al cabo, es una enfermedad como cualquier otra y no debemos esconderla a nuestros seres queridos.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 17 =