La obesidad. La otra pandemia.

El 4 de marzo se celebra el Día Mundial de la Obesidad. En los últimos meses, la población general se ha hecho especialista en pandemias. Nos hemos visto obligados a conocer incidencias, prevalencias e índices estadísticos de todo tipo. Así que introducimos ahora algunos datos. La última actualización de la OMS de 2016 recoge que la obesidad tiene una prevalencia mundial del 13%. Es decir, existen unos 962 millones de casos de obesidad en el mundo. Actualmente, con los confinamientos y restricciones de movilidad provocados por la pandemia de la Covid-19, el número debe haber aumentado. Por lo que nos encontramos ante una realidad grave y preocupante. Observen, los casos de contagio de Covid-19 se estiman en 403 millones a nivel mundial. “Salvando la diferencia de dos tipos de patologías totalmente diferentes debemos pararnos a observar estos datos y a reflexionar sobre la pandemia de la obesidad” explica el Dr. Lluís Aguilar, cirujano de Quirúrgica especialista en cirugía bariátrica y metabólica.

Se han intentado múltiples tratamientos para combatir la obesidad. De todo tipo. Desde las  milagrosas dietas y pastillas (que no existen), a los prometedores tratamientos farmacológicos y endoscópicos que hoy en día tienen una eficacia limitada.

Si bien es cierto que hace muchos años que se iniciaron técnicas quirúrgicas, no ha sido hasta bien entrado el siglo XXI que se ha estandarizado. Se ha mejorado el material médico y quirúrgico, se ha protocolizado, y se ha efectuado la cirugía bariátrica de una forma segura y con los menores efectos secundarios para el paciente. “En este sentido ha influido directamente el abordaje laparoscópico, con pequeñas incisiones, que es una técnica que nuestro equipo realiza” explica el Dr. Alberto Diez-Caballero, cirujano de Quirúrgica especialista en cirugía bariátrica y metabólica, y experto en cirugía laparoscópica avanzada y cirugía robótica.

“En Quirúrgica nos queremos sumar a lucha contra la otra pandemia del siglo XXI. La más silente y con menos repercusión en los medios. Con más de 1.000 intervenciones quirúrgicas realizadas con éxito hasta hoy, nos sentimos parte de la solución”, explica el Dr. Aguilar. Quirúrgica realiza distintas técnicas quirúrgicas seleccionadas de manera personalizada para cada caso y cada paciente. El grupo realiza dos tipos de cirugías: unas reducen el volumen del estómago para conseguir saciedad precoz (técnicas restrictivas) y otras asocian además un efecto malabsortivo para reducir la absorción de calorías (técnicas mixtas). Éstas son el clásico bypass gastroyeyunal -el gold standard de la cirugía bariátrica-, el sleeve o manga gástrica, y la cirugía de revisión en pacientes con ganancia ponderal tras cirugías bariátricas previas. También, en algunos casos, Quirúrgica realiza la cirugía bariátrica con ayuda de imanes en la que se combinan procedimientos endoscópicos y la cirugía laparoscópica, siendo liderada dentro del grupo por el Dr. Diez-Caballero.

“La robótica ha revolucionado también la cirugía, y se ha convertido en una técnica más en nuestro día a día del grupo” explica el Dr. Diez-Caballero. La robótica añade a las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva las relacionadas con una mejor visión por la amplificación de la imagen x 12, la visión en 3D y la sensación de inmersión en el campo quirúrgico. Además ofrece una mejor ergonomía y precisión quirúrgica. “Todo ello posibilita una cirugía poco invasiva más eficaz, precisa y funcional con mejores resultados para el paciente”, afirma.

Además, “con el fin de mejorar siempre el proceso quirúrgico y el postoperatorio” explica el Dr. Aguilar “trabajamos con un equipo multidisciplinar formado por médicos, endocrinólogos, endoscopistas, dietistas, anestesistas, personal de enfermería, psiquiatras, y personal administrativo, entre otros, siempre  con alta formación y experiencia”.

Aunque la obesidad no es en sí misma una enfermedad contagiosa, como sí que lo es el virus de la Covid-19, sí se considera la obesidad una pandemia que aumenta exponencialmente. La obesidad se asocia también a otras patologías que pueden desarrollarse como consecuencia de ésta. Algunas de ellas son el síndrome metabólico (mayor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes), la hipertensión, la dislipemia por aumento del colesterol y/o los triglicéridos, el síndrome de apnea obstructiva del sueño, o problemas articulares (artropatía), entre otros. “La obesidad también se vincula a un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer cómo el de endometrio, de mama, ovario, próstata, hígado, vesícula biliar o colon” explica el Dr. Aguilar.

 “Tampoco se deben olvidar las limitaciones funcionales que van a influir en la calidad de vida del paciente obeso y la posibilidad de sufrir trastornos psicosociales como la depresión, la ansiedad, alteraciones conductuales, la pérdida de autoestima o la discriminación social”, añade el Dr. Diez-Caballero. Por ello “en Quirúrgica recomendamos y recordamos que el mejor tratamiento para la obesidad sigue siendo la dieta y el ejercicio en los casos leves. Pero si se padece una obesidad severa, asociada o no a alguna patología derivada de la misma, deseamos ser parte de la solución del paciente que ha probado múltiples tratamientos y/o desea resolver de una forma definitiva y segura su problema” concluye el Dr. Aguilar.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *