Mariana Mayans, enfermera en Quirúrgica, nos habla sobre la Psicoprofilaxis Quirúrgica

Entrevista publicada en el Col.legi d’infermeria de Barcelona.

«La psicoprofilaxis quirúrgica nos permite ayudar a las personas a afrontar mejor un proceso quirúrgico»

Mariana Mayans, con más de 15 años de experiencia como enfermera quirúrgica de cirugía general y digestiva y actualmente formándose en Psicoprofilaxis Quirúrgica, pone sobre la mesa una inquietud y un deseo: la necesidad de crear espacios físicos y terapéuticos a los centros médicos y hospitales a fin de que se pueda ofrecer intervenciones de psicoprofilaxis quirúrgica en adultos.

¿Qué es la Psicoprofilaxis quirúrgica?
Es la preparación psicológica o emocional de las personas que van a ser intervenidas quirúrgicamente. Es una terapia breve y focalizada en el problema concreto de la intervención quirúrgica. Cualquiera que sea la cirugía, los usuarios necesitan llegar al bloque quirúrgico mentalmente preparados y emocionalmente más acompañados. Debemos poder ayudarles a resolver dudas, inquietudes, miedos diversos además del impacto mental que supone pasar por un proceso quirúrgico. Se trata de ayudar a hacer entender la importancia que tiene la cirugía en ese momento de su vida.

¿Qué tarea puede desarrollar una enfermera en este equipo multidisciplinar?
Independientemente del grado de vulnerabilidad emocional (bajo, medio ó alto) que presente el paciente quirúrgico, nuestra tarea es fundamental. Debemos ser capaces de desarrollar 3 puntos claves en estas intervenciones:

  • La información: dar una información breve con un lenguaje adecuado al nivel cultural de quien la recibe, en un espacio físico cómodo y un tiempo adecuado.
  • La empatía: anticipar y representar mentalmente todo lo que irá sucediendo en su proceso quirúrgico. Entender las emociones y sentimientos que tiene la persona ante una cirugía y ofrecer recursos necesarios para afrontarla.
  • La contención emocional: contener a estos pacientes previamente a la cirugía puede reducir notablemente la prevalencia de problemas psíquicos en el postoperatorio como menciona Maguire y Murray Parkes, 1998. En este caso la contención emocional llevada desde enfermera no es más que: escuchar, persuadir, tranquilizar, guiar y orientar ante todo su malestar producido por esta situación.

¿En qué condiciones se debería hacer estas intervenciones?
Estos 3 puntos se llevan a cabo en 1 ó 2 sesiones previas a la cirugía y también podemos ofrecer un acompañamiento físico en el quirófano. Se necesita una espacio y un tiempo adecuado para llevarlo a cabo. Y sobre todo la capacidad suficiente para llevarlo desde un marco multidisciplinario. El resto de las sesiones suelen ser atendidas por el psicólogo del equipo. Para mí es importante crear un método y cumplir unos requisitos como tener una formación específica en este tema. Uno de mis retos profesionales sería introducir la Psicoprofilaxis quirúrgica dentro de los cuidados de la especialidad médico-quirúrgica.

¿Cuál es la evidencia científica de esta terapia?
Hay varios estudios. Según Beatriz Bergman, está comprobado que el Sistema Inmunológico responde favorablemente a lo esperado cuando más tranquila y relajada esté la persona a la hora de operarse. Los beneficios según este estudio son: la reducción de los tiempos de espera, menor ingesta de fármacos, minimización de complicaciones postoperatorias, menor riesgo intra y postquirúrgico, disminución de síntomas psicológicos colaterales (insomnio, fobias, irritabilidad, depresión), niveles aceptables de dolor con menos uso de psicofármacos, mejora en la recuperación quirúrgica y aumento de la calidad de vida del paciente.

¿De dónde sale este interés personal y profesional por la Psicoprofilaxis quirúrgica?
Las personas necesitan un apoyo emocional para que se encuentren en las mejores condiciones posibles antes de ser intervenidas. En España tenemos un nivel de calidad en cirugía increíble, pero cada vez dejamos menos espacio para preparar estas personas a pasar por el proceso de la intervención, por los aspectos emocionales. La psicoprofilaxis quirúrgica está bastante extendida en países como Argentina pero en Europa o España es menos frecuente, aunque hay experiencias exitosas en cirugía pediátrica pero no conozco que pase lo mismo con los adultos.

Tengo mucho interés en conocer experiencias en nuestro país y de otros enfermeras y enfermeros, o de otras profesiones, que estén interesados en desarrollar esta disciplina y hacerla crecer.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica
2 Comments
  1. Responder
    Mercedes Misol

    Me ha parecido interesantísimo y muy necesaria la psicoprofilaxis quirúrgica, hoy en día la medicina se ha de entender de una manera global, cuerpo -mente , no sólo en cirugía sino en todos los campos, ya que se obtienen resultado mucho más satisfactorio para el paciente.

  2. Responder
    Paloma

    Enhorabuena, me parece una herramienta francamente interesante. Y os felicito por la iniciativa. Hace falta gente valiente y con ganas de aportar cosas nuevas en el entorno sanitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *