Marketing en la medicina privada ¿Qué objetivos debemos tener?

A menudo, el departamento de marketing de cualquier empresa se ve (y de hecho lo es) un centro de coste, y cuesta justificar por qué tenemos este departamento.

Luego, con el día a día, los empresarios se dan cuenta que sí es necesario disponer de un departamento, una persona o un grupo de personas que se encarguen de ordenar y planificar la actividad promocional que todo negocio necesita para funcionar.

En muchos sectores, el producto está muy claro: zapatos, perfumes o ropa. ¿pero, y nosotros qué vendemos? ¿A nosotros mismos como profesionales cirujanos o las cirugías (en nuestro caso) que realizamos

En marketing pensamos en el cliente. Ella o él, decide en función de lo atractiva que le parezca lo que en marketing llamamos la USP, Unique Selling Proposition, o lo que es lo mismo nuestra propuesta de valor única, es decir, que nos diferencia de nuestros competidores.

Así, deberemos preguntarnos ¿en función de qué decide nuestro posible cliente (paciente)? y con esa información formularemos nuestra propuesta.

Veamos un ejemplo práctico:

Ana de 45 años, debe someterse a una intervención de tiroides. ¿Qué hace Ana? ¿cómo decide quién la va a intervenir o dónde va a realizar su intervención?

4 comportamientos:

  1. Busca en internet sobre su intervención, sobre los centros y los médicos que la realizan en su ciudad.
  2. Sigue a pies juntillas las instrucciones (incluyendo la recomendación de un cirujano) del médico que ha diagnosticado su problema, probablemente un/a endocrino , y no busca más.
  3. Se guía por lo que le indica su endocrino/a, pero quiere asegurarse de que está en buenas manos y busca información y valoraciones en internet del cirujano/a que le han recomendado
  4. Busca la mejor oferta, es decir, precio

La pregunta que deberemos hacernos es ¿cuál nos encaja a nosotros? Si Ana decide por precio, quizás no somos sus cirujanos (o si, si esa es nuestra estrategia). Por el contrario, si Ana se guía por la recomendación de su endocrino/a (nos recomienda a nosotros), refuerza la idea que debemos seguir trabajando para atender las necesidades y deseos de los endocrinos y que éstos nos sigan recomendando.

Así, volviendo a la cuestión sobre ¿qué es nuestro producto, nuestras cirugías o nosotros como cirujanos, individualmente o en grupo?. Claramente deberemos decidirlo en función de lo que nuestros clientes/pacientes valoren. Como más se acerque al precio, menos importancia tendrá el cirujano, y viceversa.

Otra cosa habitual en marketing es decir que nos ocupamos de “la imagen”, el “branding”. Muy bien, pero..¿sirve para algo?, es decir ocuparnos del branding contribuye a:

  1. Mejorar la percepción que se tiene de nosotros
  2.  Refuerza nuestro posicionamiento (lo que queremos que el cliente/paciente piensa de nosotros.
  3. Trae pacientes a la consulta. Todo ello es cuantificable y medible, especialmente el punto 3.

El primer y segundo puntos habrá que medirlos contra un punto de partida y establecer metodologías para demostrar que lo que hacemos contribuye a mejorar los puntos (objetivos) planteados.

En definitiva, hoy más que nunca, donde la información esta al alcance de un clic, el cliente/paciente está a cargo de las directrices de nuestro marketing. El marketing sirve para atraer pacientes a nuestras consultas y para convertir, lo cual puede plantearse en objetivos claramente cuantificables y por lo tanto medibles.

¡Apasionante el reto!

1e327d5

Eva Velasco

Equipo de Marketing de Quirúrgica

 

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *