Un cambio de vida: no sólo a nivel físico sino también emocional

Cuando decidí operarme tenía una Obesidad galopante. Pesaba 145 kg, tenía 29 años, me encontraba muy pesada y con el ánimo muy decaído. Me miraba en el espejo y no me reconocía; no podía creer que hubiera llegado a tal punto de gordura. Siempre había sido una chica rellenita pero de los 25 a los 29 años me dejé y engordé sobremanera.

Después de consultarlo con el endocrino, me recomendó visitar al Dr. Diez-Caballero. Él me orientó en los posibles procedimientos disponibles y me recomendó el by-pass gástrico dado que siempre había tenido historial de sobrepeso (desde los 4 años).

La operación me daba miedo (anestesia, baja, recuperación, posibles efectos secundarios, etc.) pero pensé que las consecuencias de mi gordura eran y serían mucho peor que la visita al quirófano. Sólo tenía 29 años y ya me cansaba al andar, se me hinchaban los pies y no me sentía bien conmigo misma.

Una vez tomé la decisión todo fue muy rápido. Me hice el pre-operatorio y cuando me quise dar cuenta ya estaba en el Hospital Teknon esperando para entrar a quirófano. Después vino la anestesia y lo primero que recuerdo es despertar en una gran sala y pensar que lo peor había pasado. Estuvo tres días ingresada (dos noches) y tengo que reconocer que no me sentía demasiado bien aunque una vez me quitaron la sonda y me pude duchar y poner mi pijama, todo empezó a mejorar. Me fui a casa y las primeras semanas me fui recuperando y cada vez me sentía mejor. Algún dolor y pocas fuerzas pero enseguida me fui encontrando más fuerte. Pasé la primera revisión y todo parecía estar marchando según lo esperado.

Al ser una operación por laparoscopia tengo seis pequeñas incisiones que se notan muy poco y que se curaron muy rápido.

Fueron pasando los meses y fui perdiendo peso progresivamente; sin prisa pero sin pausa.

Estuve dos meses de baja y me reincorporé al trabajo al 100%.

No he tenido ningún efecto secundario derivado de la operación. Acudo al endocrino cada 6 meses así como al cirujano. Mis análisis son dentro de la “normalidad” excepto por alguna leve falta de hierro y vitamina D. No hago dieta aunque como poco e intento comer sano (no tanto por el hecho de adelgazar más, sino por estar fuerte y saludable).

A día de hoy (1 año y medio después) sigo perdiendo peso. He pasado de pesar 145 kg a pesar 85kg y bajando: ¡¡¡60 kilos menos!!! La pérdida ha sido tan progresiva que mi piel se ha ido contrayendo y visualmente no me cuelga nada. Hay que decir que he hecho ejercicio durante todo este tiempo, lo cual es básico para que no queden “secuelas” de la operación (pellejos).

A nivel personal, es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Al principio pensé que era mucho dinero pero no deja der ser el dinero que te podrías gastar comprándote un coche y la verdad: invertir en tu salud, en tu bienestar, en tu seguridad y en verte cada día guapa y feliz en el espejo ¡no tiene precio!

No sólo he adelgazado sino que he cambiado también por dentro. La gente me ve y alucina conmigo. Sonrío más de lo que he sonreído nunca, hago más cosas que nunca y disfruto de la vida más que nunca: no porque antes no la disfrutara, sino porque ahora la disfruto sintiéndome yo misma; sabiendo que lo que ven los demás por fuera es también como me siento yo por dentro. Antes era feliz, tenía un novio que me quería con locura, una familia maravillosa y ahora sigo teniendo lo mismo pero, la gran diferencia, es que ahora ellos no sufren por mí y yo disfruto de ellos sin sentirme mal conmigo misma.

Y qué decir de la ilusión que te hace poder comprar en las mismas tiendas que compra la mayoría de gente. Poder elegir la ropa que te gusta y no tener que comprarte la ropa que te cabe. Empezar a pensar en qué estilo quieres tener… Puede sonar frívolo pero tengo 31 años y nunca en mi vida me había planteado cosas de este tipo: me limitaba a buscar tiendas de tallas grandes y a comprar la ropa con la que disimulaba mejor mis redondeces y aquella que me cabía.

En definitiva, creo que tomé la mejor decisión y la volvería a tomar una y otra vez si tuviera que volver a decidir.

Regina Arenas

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica
One Comment
  1. Responder
    Luz

    Gracias Regina, estoy ad portas de un procedimiento de by pass y leer tus palabras es muy reconfortante en medio de tanta ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *