¿Cómo tener una buena salud digestiva?

El Dr. Xavier Centeno Forniés , cirujano de la unidad de coloproctología de Quirúrgica, nos da toda la información necesaria sobre cuáles son las principales patologías del aparato digestivo y cómo mantener una buena salud digestiva en la entrevista publicada en “Gastronomistas“.

En estas páginas hablamos mucho de comer, y muy poco de qué ocurre en más ocasiones de lo que creemos cuando no nos alimentamos de forma correcta y estos malos hábitos afectan a nuestro aparato digestivo, que a veces puede sufrir también determinadas patologías por causas genéticas o por otros factores más allá de la alimentación.

Existen diversas enfermedades del aparato digestivos más frecuentes de lo que creemos, que afectan cada vez a más personas, en buena medida “porque en los últimos años se han dado ciertos cambios en el estilo de vida que han llevado a la gente a tirar de comida rápida, a comer más fuera de casa… y esto ha dado lugar al incremento de diabetes, obesidad, colesterol o hipertensión”, señala Xavier Centeno, cirujano de la unidad de coloproctología de Quirúrgica Cirujanos Asociados, el mayor grupo de cirujanos de Catalunya. Para Centeno, no deja de ser preocupante que “un país como España, que históricamente ha tenido una buena salud digestiva gracias a los beneficios de la dieta mediterránea, se haya convertido en el segundo país del mundo en obesidad infantil, por detrás de Estados Unidos“. Charlamos con el doctor sobre cuáles son las principales patologías del aparato digestivo, cómo mantener una buena salud y algunas modas y mitos que se han extendido en los últimos tiempos.

Fibra y líquidos a tutiplén
Para tener una buena salud digestiva, es fundamental seguir una dieta mediterránea, equilibrada y variada, “rica en líquidos y el fibra, con una fuerte presencia de verduras y también algo de carne y pescado”, señala el cirujano. Curiosamente, en las recomendaciones para una buena salud digestiva “siempre se habla del consumo de fibra y no se incide lo suficiente en la necesidad de beber líquidos”, siendo dos hábitos que deben ir siempre de la mano.

Colon irritable, el principal trastorno
“Es el primer trastorno del aparato digestivo en el mundo occidental, y su incidencia se ha incrementado en los últimos tiempos”, señala Centeno. Es una patología difícil de diagnosticar, ya que se suele llegar a ella tras haberse descartado otras dolencias (cáncer de colon, úlceras, piedras en la vesícula…), al haber salido bien todas las pruebas. “Generalmente se presenta en forma de dolores abdominales, barriga inflamada, y episodios de estreñimiento combinados con deposiciones más líquidas”. El doctor señala que generalmente se puede controlar “mediante dieta y medicación, aunque en algunas ocasiones los brotes son severos”.

Los probióticos, muy recomendables
la moda de los probióticos se ha instalado con fuerza en nuestras vidas gracias a sus efectos beneficiosos en nuestra salud intestinal. “Son microorganismos que modulan el sistema digestivo lleno de bacterias que viven simbióticamente con nosotros y facilitan las digestiones”, explica Centeno. “El consumo de probioticos es especialmente recomendable en situaciones como las operaciones o casos de bajadas de defensas, ya que, por decirlo de alguna manera, lo probióticos abonan la flora intestinal que tenemos”. El doctor señala que alguien con una dieta equilibrada y sin problemas digestivos no necesita, en principio, incorporar probióticos a su dieta, pero que “en pacientes operados de cirugía abdominal se ha notado una mejoría notable cuando los toman”.

La limpieza de colon, inútil desde un punto de vista científico
“No hay nada que avale que la limpieza de colon sea beneficiosa desde un punto de vista científico. Es como la homeopatía, que ahora está perseguida por las agencias de sanidad europeas: probablemente no hará mal, pero tampoco tendrá efectos beneficiosos”, explica el doctor, contundente: “las limpiezas de colon son una moda, y si tienes una buena alimentación y un buen tránsito intestinal no necesitas ninguna limpieza extra”.

Buen diagnóstico para el cáncer de colon
Pese a ser el tipo de cáncer más frecuente en el mundo occidental, la buena noticia es que el diagnóstico del cáncer de colon es cada vez mejor gracias al diagnóstico precoz. “Ha aumentado la incidencia en los últimos años, pero en muchas ocasiones se diagnostica de forma temprana y las pruebas de detección precoz son muy claras”, explica Centeno. Si no existen antecedentes familiares, pues el de colon es un tipo de cáncer con un claro componente hereditario, el protocolo es una prueba de heces a partir de los 50 años, y si se encuentra sangre oculta una colonoscopia para descartar la presencia de pólipos.

Incremento de las intolerancias
Es difícil señalar una causa concreta, pero lo cierto es que las intolerancias alimentarias también se han disparado en los últimos tiempos, y algunas se detectan a edades avanzadas. “Las principales son la lactosa y la fructosa, que ahora también se diagnostican más que hace unos años, incluso en edades adultas”, explica Centeno.

Dicho esto, mantener una buena salud digestiva es, al fin, cuestión de tener unos buenos hábitos y a la genética de nuestra parte. Es importante, además de llevar una dieta variada y equilibrada, tratar de comer despacio, masticando bien los alimentos, asegurando el consumo de líquidos, y en un entorno agradable y tranquilo. Cada persona, además, tiene que aprender a conocerse y ajustar tanto los horarios como las cantidades de comida a sus necesidades y a su estilo de vida, aprendiendo a reconocer cómo nos sientan determinados alimentos o cómo algunos hábitos repercuten a nuestra salud digestiva. En cualquier caso, si existen molestias persistentes, siempre es recomendable consultar con un profesional para descartar cualquier patología.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *