jose_m_raventos

“Es urgente cambiar la mentalidad sobre el cáncer para favorecer su curación”

Compartimos entrevista con el Dr. José María Raventós, realizada con motivo del Día Internacional del Cáncer, que se celebra el 04 de febrero, sobre la importancia de desestigmatizar una enfermedad cuyas tasas de curación son, afortunadamente, cada vez más elevadas.

El cáncer ha sido durante muchos años una enfermedad con estigmas. ¿Esto está cambiando? ¿Cree que en los últimos años se ha dado un gran paso en la “desestigmatización” del cáncer?

Sí, sin duda ha ido cambiando y aún tiene que cambiar más. Hemos de pensar en el cáncer como en cualquier otra enfermedad. Hay enfermedades agudas que se curan; hay enfermedades crónicas; y hay enfermedades agudas que no se curan. Tenemos que pensar en el cáncer de esta manera. No podemos pensar “tengo cáncer, me voy a morir”. Hoy en día la tasa de curación del cáncer es muy, muy elevada. La mentalidad tendría que cambiar para ser más eficientes en el tratamiento del cáncer.

El estigma viene de la incomprensión y afecta la autoestima y, por consiguiente, incluso al proceso del tratamiento. ¿En qué ayuda que se conozca cada vez más esta enfermedad?

Lo importante es afrontar el cáncer con un ánimo positivo. El cáncer no lo va a curar el médico. El paciente se tiene que curar él, nosotros y su entorno familiar le vamos a ayudar. El paciente tiene que tener sus defensas en el mejor estado para luchar contra las células malignas. Si está hundido, sus defensas no actuarán contra las células malignas o estas encontrarán menos resistencia, por lo tanto tiene que pensar que va a curarse, pues sus defensas van a ser más efectivas con un ánimo positivo. De la misma manera que es importante que el paciente lleve una vida sana, el estado anímico también es muy importante, pues influye en la capacidad de defensa del cuerpo. Por lo tanto, es clave que paciente y entorno afronten la enfermedad con un ánimo positivo.

¿El hecho de que se hable más de esta enfermedad se traduce en más prevención y, por lo tanto, diagnósticos más precoces?

Hay mucha gente que le tenía pánico al cáncer, que escondía la cabeza bajo el ala, cosa que hacía que se retrasasen los diagnósticos. Con un diagnóstico temprano, las tasas de curación del cáncer son muy altas. Por ejemplo, en el caso del cáncer de mama, la tasa de curación es del 90%. Con un diagnóstico tardío y con metástasis, la tasa de curación baja. Lo importante es no tener miedo. Si no vas al médico por miedo a que te diagnostiquen un cáncer, evitas que te puedan diagnosticar a tiempo. La clave es el diagnóstico precoz.

Se dice que no hay que compadecerse de los pacientes. ¿Es así?

Hay que tratar al paciente con cariño, sin degradarlo. Si no tratamos al paciente como un igual, su autoestima va a disminuir. Compadecerlo no es bueno y engañarlo menos. Si un paciente no sabe lo que tiene, no va a colaborar en el tratamiento. No va a entender qué sucede. Él se tiene que curar. El resto, el médico y el entorno, están para ayudar.

¿Cómo hay que comportarse con alguien a quien le acaban de detectar esta enfermedad?

No hay que engañarle. Si engañamos al paciente, ponemos un muro entre paciente y familia. Lo estamos aislando. El paciente no puede compartir sus miedos. Hay que ayudar al paciente a mantener un buen estado de ánimo. La familia está para ayudar, apoyar y compartir.

Aún así, ¿el cáncer sigue siendo un tabú?

Sigue siendo un tabú porque se asocia cáncer a muerte y sufrimiento. Es verdad que hay cánceres que no se curan, pero la mayoría se cura con un sufrimiento relativamente bajo. Hoy en día, la mayoría de tratamientos son tolerables. Hay que afrontar el cáncer pensando que vas a pasar una temporada luchando, pero que se va a solucionar.

¿Cuál es la forma correcta de divulgar esta enfermedad?

Lo primero es intentar prevenir. La medicina no debería servir para curar, sino para prevenir las enfermedades. Hay que educar en la vida sana: comer bien, hacer ejercicio… Con un buen estado físico, disminuye el riesgo de cáncer. En segundo lugar, es importante hacerse revisiones rutinarias para que el diagnóstico se produzca en un estadio inicial. Si se detecta un cáncer, tenemos las herramientas médicas y quirúrgicas para poder tratarlo con gran efectividad.

¿Cómo pueden ayudar el médico y su equipo en esta desestigmatización del cáncer?

Hay que tratar al paciente como a una persona que tiene un problema, a la que hay que ayudar y apoyar, evitando engañarle y compadecerle. Se trata de empatizar con el paciente para que afronte la enfermedad con un buen estado de ánimo.

¿Cómo trabajan en Quirúrgica en este sentido? ¿Tiene un protocolo para anunciar el diagnóstico y de forma inmediata acompañar al paciente y a los suyos en el proceso de información y aceptación?

No hay un único protocolo. En Quirúrgica somos cirujanos, por lo que la mayoría de pacientes ya vienen diagnosticados de fuera, por ejemplo, por su médico de cabecera. Nosotros les tratamos con cariño, eficientemente, dándoles todas las explicaciones y todo el apoyo para afrontar el diagnóstico.

Tienen “servicios” adicionales para acompañar al paciente en este proceso. ¿En qué consisten?

Somos cirujanos operando a personas. No se opera un estómago o un colon. Cada paciente tiene sus miedos y sus problemas de salud. Se trata que el paciente esté en el mejor estado general posible tanto físico como psíquico, igual que intentamos mejorar su estado nutricional o su preparación física con un fisioterapeuta antes de someter al paciente a una operación. Si está estresado o angustiado, va a tolerar peor la cirugía. En Quirúrgica igual que intentamos mejorar el estado nutricional y físico, ofrecemos el servicio de acompañamiento emocional para eliminar este estrés y esta angustia con el objetivo que el ánimo sea el mejor antes de la operación y, por tanto, la recuperación sea mejor.

¿El hecho de que personas con cierta notoriedad compartan su día a día con el cáncer, ayuda a concienciar?

Sin duda ayuda que personas conocidas hagan pública su enfermedad cuando se ha diagnosticado a tiempo y se van a curar. A veces nos enteramos cuando un famoso muere que ha sido a causa de un cáncer, cosa que no ayuda.

Contenido elaborado por el equipo médico de Quirúrgica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *